viernes, 24 de julio de 2009

"Quiero ir a mediación"





"Quiero ir a mediación"

09.12.2008 -

JAVIER VALERO LLORCA Y JUAN BARAT TREJO

Eran las 9 de una fría mañana de otoño. Como la mayoría de los días, tras dejar a mis hijos en la escuela, fui al bar de siempre a tomar mi segundo café del día. Las otras madres no habían podido quedarse. Al estar sola, mi mente se dirigió de inmediato a los problemas de mi matrimonio. Aunque mi decisión de terminar la relación ya era definitiva, se me hacía un mundo todo el papeleo, los abogados, el juzgado.

Y en esas estaba cuando de repente escuché por casualidad a dos padres que como yo se tomaban el café tras dejar a sus hijos. Uno de ellos le hablaba al otro de la mediación familiar como forma voluntaria y pacífica de resolver la ruptura de la pareja, que tenía muchísimas ventajas y que se estaba practicando con éxito en varias comunidades autónomas españolas. Y de inmediato esas palabras captaron mi atención y me concentré en escuchar su conversación.

Quien hablaba tenía unos cuarenta años, transmitía confianza, y le decía a su acompañante que, aunque era abogado, estaba convencido de que la mediación era buena para las parejas porque los acuerdos que obligatoriamente deben alcanzar por así exigirlo la ley los negocian entre ellos, "nadie sabe más sobre sus propias vidas que ellos mismos". Decía que el mediador es un profesional neutral e imparcial cuya función principal es facilitar la comunicación, el respeto y el equilibrio necesario a la pareja para que puedan negociar los mejores acuerdos posibles, aquellos en los que salgan ganando tanto ellos como sus hijos, sin que nadie pierda o ceda. No me lo podía creer, era la solución perfecta para mi situación, de ser cierta.

En cuanto llegué a casa encendí mi portátil, entré en internet y tecleé en el Google las palabras "Mediación Familiar". Y un mundo nuevo apareció ante mis ojos. Había infinidad de páginas donde entrar, tanto de España como del resto del mundo.

Por lo que pude entender, la mediación es un proceso confidencial que se desarrolla en varias sesiones de hora y media aproximadamente (una por semana) que se celebran en el despacho profesional del mediador, y está regulada por ley. El acuerdo que alcanzan las partes se plasma en un documento, el "Acuerdo de Mediación", que servirá de convenio regulador en la demanda que posteriormente se presenta en el juzgado ya que es obligatoria la homologación de los acuerdos por el juez.

Y sobre todas las cosas, lo más interesante que pude leer fue que el proceso de mediación, frente a otras formas de resolver los conflictos, tiene muchas ventajas: ahorra tiempo (dura menos de dos meses), ahorra dinero (evita gastos futuros), es efectiva (los acuerdos se cumplen en un 85%), es flexible (se acomoda a las circunstancias de las partes), preserva la intimidad (es confidencial), reduce hostilidad entre las partes (detiene la escalada del conflicto) y mejora su autoestima (aprenden a negociar).

Hablaré con mi marido. Tenemos que ir a mediación. Necesitamos un futuro en paz.

___________________________________________________________

ARTICULO PUBLICADO EN: LAS PROVINCIAS, ESPANA, 9-12-2008

6 comentarios:

Maria A. Meza dijo...

Definitivamente la mediación resulta ser un mecanismo voluntario y expedito segun el grado de anteciòn que le den los participes y en el tema familiar, es una via menos traumática para resolver las discrepancias.

Tania Baca Acevedo dijo...

Hola es la primera vez que escribó me llamo mucho la atención del articulo por que me doy cuenta que existen en todo el mundo personas que no saben adsolutamente nada de la mediación, ni que existe ademas de esto que de ser un metódo eficaz cuando las partes si cumplen es la manera más adecuada en que dos o mas personas puedan dialogar acerca de sus diferencias, a parte de esto que en mi país Nicaragua tambien existen personas que no saben nada de la mediación ese es mi trabajo ayudar a las personas que encuentren una solución siempre y cuando tengan la disponibilidad que es lo necesario.

Saludos y hasta luego

Alexis Rafael dijo...

Ese artículo es clave para todo/a aquel que desconoce de los Métodos Alternos de Solución de Conflictos (MARCs), estos permiten al usuario/a un cambio de actitud para enfrentar los conflictos. Sean estos comunitarios, familiares, económicos, empresariales, ambientales e internacionales. Ese recurso debe seguir creciendo en el mundo moderno de hoy, ya que cada día las naciones son conflictivas y como tal no se intervienen los conflictos con herramientas eficientes, lo que provoca insatisfacción en la gente. Hojalá que este movimiento continúe su curso. Ya en la República Dominicana (RD), contamos con el primer Centro de Mediación Familiar del Poder Judicial (CEMEFA), con tres (3) años y unos meses de experiencia y con mediación comunitaria en unas Fiscalías Barriales promovidas por el Ministerio Público. Quien suscribe, Alexis Rafael Peña Céspedes ha laborado en ambas experiencias y la riqueza de las mismas son extraordinarias. Gracias por esta oportunidad.

Maria A. Meza dijo...

Me interesa conocer mas de la experiencia alcanzada con la Mediacion Familiar, soy una convencida que ese campo es uno de los más apropiado para su desarrollo.

Por otra parte, es necesario poner enpráctica las habilidades y destrezas en todos los ambitos de la vida cotidiana y darnos cuenta que la mediación es un mètodo vàlido en la soluciònd e controversias.

Maria A. Meza dijo...

Comparto la opinion vertida por Javier y Juan sobre la mediaciòn y las ventajas que en ambito familiar, tiene ésta. En Nicaragua, estamos avanzando en la difusión de estos métodos

Maria A. Meza dijo...

Tania: Sin duda que en Nicaragua, debemos seguir haciendo esfuerzos para que la mediaciòn sea de dominio publico, debemos comprometernos en su utilizacion para resolver los cofnlictos que a diario se presentan.