miércoles, 29 de octubre de 2008

MANEJANDO EL IMPACTO DE LA CRISIS





PARA EL EJECUTIVO, HOY MAS QUE NUNCA, EL TERAPEUTA ADECUADO.

Si por estos días un ejecutivo suspende su hora de terapia, el profesional que lo atiende debiera pensar que los motivos pueden exceder la resistencia propia que se da en algunos momentos del proceso terapéutico.

Estamos atravesando una crisis global de las peores de la historia, adicionalmente, nuestro país y nuestras empresas están sufriendo los avatares de un escenario de incertidumbre pocas veces visto.

Hoy la situación del mercado de capitales, el traspaso del sistema de jubilación privado al estado, las reestructuraciones, los despidos, los cambios de decisiones en cuanto a las inversiones, el panorama a mediano y largo plazo, son temas que angustian al ejecutivo indudablemente y el terapeuta no puede estar ajeno a esta realidad.

Hay una diferencia importante entre el psicólogo organizacional y el que ha trabajado en empresas, especialmente en roles cercanos a quienes tienen poder de decisión. En mi opinión, el terapeuta que ha tenido la experiencia de transitar la empresa, estar inserto en su cultura, quien ha vivido reestructuraciones, tiene más elementos para escuchar la problemática que trae a consulta la gente de empresas.

El CEO de una compañía es el conductor y coordinador de toda una operatoria donde los recursos humanos ocupan un lugar preponderante. Esa persona debe estar capacitada para escuchar las demandas de la gente a su cargo (que en definitiva es toda la empresa) y también las exigencias de los accionistas.

Es la cara visible de la empresa, en los casos de grandes holdings, debe estar atento a las relaciones con el periodismo, la política, los competidores, los proveedores y sindicatos. Si bien cuenta con responsables dentro de cada área que llevan adelante el trabajo diario, el CEO debe supervisar esa gestión porque en definitiva es él el responsable final.

Sumado a todo esto, la persona lógicamente atraviesa no sólo las crisis propias del ciclo vital sino también en el caso de nuestro país especialmente, se agregan las condiciones de inseguridad, inestabilidad y cambios en las reglas de juego, a las que estamos todos expuestos.

Hoy en día muchos ejecutivos optan por la alternativa de contratar a un coach en lugar de un terapeuta. El coach que por formación no necesariamente debe ser psicólogo, los hay de las más variadas profesiones, lo podrá acompañar en el planteo de objetivos y en la organización de su plan de acción. Las herramientas que provee el coaching son importantes para el perfil de un psicólogo de ejecutivos, por formación la gente de empresas quizás busque solucionar temas en procesos relativamente breves y en esto el coaching es una actividad efectiva.

Si bien el coaching claramente no equivale a un proceso terapéutico, gran parte del trabajo en psicología cognitiva se trata de revisión de creencias y esto no está reñido en absoluto con la tarea que hace el coach, buscar la modificación de ciertas creencias para luego pasar al cambio en la acción. Siendo psicóloga puedo diagnosticar un trastorno de ansiedad, algo tan común hoy en día en gente expuesta a niveles altos de estrés, los ataques de pánico, las fobias son moneda corriente. El coach debe tener la responsabilidad profesional de derivar a su cliente si considera que la problemática excede su función.

La crisis del 2001 impactó muy fuerte en Argentina y sus efectos se vieron claramente en las estadísticas que arrojaban un aumento muy significativo de los trastornos mentales relacionados con el stress. La actual quizás tenga aún peores consecuencias.

El ejecutivo tiene los recursos profesionales para llevar adelante su gestión, la tarea del terapeuta sería entonces crear un espacio de contención donde pueda reflexionar. La ansiedad y la angustia nos hacen correr del eje, la terapia tiene que ser un espacio donde el ejecutivo pueda volver a él. De sus decisiones depende no sólo el futuro de la empresa y sus empleados, sino también de su propio destino profesional y de su patrimonio. De sus decisiones dependerá su continuidad en la empresa.

Tomar decisiones en momentos tan críticos como el que estamos viviendo y que viviremos requerirán de espacios terapéuticos no sólo contenedores, sino también de una escucha profesional muy cercana a los aspectos de una realidad que quizás supere por un tiempo las cuestiones de tipo existencial. Es por eso que considero que la elección del terapeuta adecuado, con experiencia y conocimientos de la vida en la empresa, va a propiciar un proceso más exitoso.


Lic. Gabriela Terminielli,Buenos Aires
Lic. en Psicología, Coach organizacional; trabajó 14 años en el grupo Bunge y Born. Es Directora de la Consultora CADEC S,A/Guillermo Carracedo y Asociados.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy mediadora y coach argentina y te aseguro que estos días estamos sintiendo esa angustia social del 2001. Otra qué resistencias.Hoy un cliente psicoanalista me dijo que le bajó la cantidad de pacientes un 30 % por razones económicas.
Saludos,
una argentina más

Nora Curtis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
RAUL BURLASTEGUI dijo...

La historia de la humanidad ha dado ya suficientes resultantes de la conducta de los grupos sociales.

En este estadío el hombre contemporáneo como sujeto epistemológico que emite opinión y crea con ello una realidad, está la respuesta a la solución de esta “Nueva Crisis”.
Tratando de aislarme de la historia de las ideas políticas, premisas predispuestas como derecha- izquierda, capitalismo- marxismo, democracia-comunismo etc., intentaré dar una sucinta y clara idea de lo que está sucediendo.
El ser humano lleva en su conciencia la finitud de su existencia, cual es la muerte y, partiendo de esa realidad, ve inducida su conducta guiada hacia el individualismo. Orientando por la referida impresión ha ensayado distintos Sistemas para coexistir en sociedad, desde las tribus, burgos y ciudades hasta los sistemas mas sofisticados como el Estado-Nación.
Este nuevo Sistema Reinó y comenzaron a crear diferentes Instituciones para conquistar el Control Social del ser humano.

Paralelamente con la evolución de los diferentes Sistemas se va desencadenando el origen de diferentes Clases Sociales, grupos poderosos o clase alta, clase media y clase baja.

Los poderosos usurpan Todos Nuestros Medios de Producción, crean instrumentos financieros y adiestran a los Jefes de un Estado (políticos) a proteger sus intereses a expensas del sometimiento, sumisión, servidumbre, opresión, en definitiva someten a las otras clases sociales a una suerte de vasallaje o condición de esclavos.

A principios del S.XX los poderosos emprenden una serie de conductas que los inmortalizaría dentro del Sistema creado por ellos y que a su vez los aislaría de manera perpetua de las otras clases sociales. Estos nuevos instrumentos tienen diferentes nominaciones: “Conferencia Monetaria y Financiera de las Naciones Unidas, realizada en el complejo hotelero de Bretton Woods, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, GATT, Organización Mundial del Comercio, Neoliberalismo, Consenso de Washington, Globalización, Calificadoras de Riesgos, etc., creando lo que se denominó Nuevo Orden Mundial”.

Así llegamos a nuestro presente. Un pequeño grupo social Poderoso que controla TODO y cuando digo TODO alude a “ABSOLUTAMENTE TODO”, nuestra educación, nuestra salud, trabajo, techo, religión, tendencias, ideologías, nuestro dinero, nuestros medios de producción, nuestra vida, en conclusión, TODO LO NUESTRO.

Aquella clase social, los Poderosos, hoy han creado “inesperadamente” una crisis de TODO y, los Jefes de Estado – políticos elegidos por nuestro voto – los premian regalándoles cantidades descomunales de dinero para proteger así sus intereses, y su codicia apetece que los estratos sociales a los que siempre sometieron a una condición de esclavos, sufraguen a costa de su trabajo, impuestos, subsidios y otras obligaciones, la referida crisis originada en el seno del Sistema del Nuevo Orden Mundial, el cual los ha aislado de las clases sociales sometidas como si fuesen Reyes enviados por Dios.

Teniendo presente lo ya referenciado en párrafos anteriores en cuanto el ser humano lleva en su conciencia la finitud de su existencia (la muerte) y, partiendo de esa ineludible premisa, ve inducida su conducta guiada hacia el individualismo y estas conductas han originado una brecha que ha provocado el aislamiento de otros estratos sociales, creo profundamente en la propuesta de Mediadores profesionales con el fin de obtener un acercamiento para reconquistar y hermanar a todos los actores sociales de Nuestra Aldea Global.

Mediadores con la capacidad de generar un lugar diferente, un lado bueno en las conversaciones, sin rencores pero con la verdad en su discurso. Mediadores capacitados en el conocimiento de “Lo Humano”, de conductas humanas. Pues estas gnoseologías vedadas en nuestros discursos o disertaciones producen una perorata o sermón denso, sin consistencia, frases vacías.

Diálogos, conversaciones, un ida y vuelta en el intercambio de opiniones, un Mediador que logre el arte de llegar a acuerdos, alianzas, compromisos.

Firmemente creo en la propuesta de Mediadores capacitados en el arte de acordar un nuevo orden mundial y, repito, con todos los actores sociales hermanados.-